Início /  dentariel /  20 años no son nada

20 años no son nada

Feb 26 2019

Hace 20 años comencé en el sector dental dedicado a vender exclusivamente 10 fresas diamantadas, lo que me hizo abandonar mi trayectoria como veterinario por la ilusión de un nuevo proyecto, de un negocio distinto. Las maletas no tenían ruedas… pero con esfuerzo y, sobre todo, pasión por ese nuevo proyecto comencé una dura prospección.

A base de estudios de mercado y visitas comerciales conseguí entrar en el sector.


Entusiasmado, amplié mi gama de fresas hasta que comencé a trabajar de manera exclusiva con Intensiv , marca top de fresas diamantadas que destacan por su duración y una finura en el corte que las hace diferentes. Conocer Intensiv me ayudó a hacerme un hueco entre los proveedores del sector dental. Un grupo de distribuidores  en exclusividad comenzamos con la difusión de las fresas viajando por España y participando en exposiciones comerciales de eventos como SEPES, SEPA, SEI…..y Expodental en Madrid. Esto nos permitió aprender mucho y acumular una valiosa experiencia comercial.


Expo tras expo fueron pasando los años hasta que en Alemania la marca Helmut Zepf se cruzó en mi camino. Realmente ¡hubo un flechazo! Por primera vez tenía en mis manos un instrumental diferente a lo que conocía. Gracias a mi empeño conseguí negociar la distribución de todo su material en exclusiva para España, algo que sigo disfrutando y, sobre todo, desarrollando con mucha pasión y confianza en la calidad y excelencia de sus herramientas. Materiales con un diseño y ergonomía diferentes, unos filos increíbles…


La palabra CALIDAD no es un mero adjetivo sino una realidad contrastada por las opiniones y comentarios que cada día recibo de mis clientes.


Me emociona comprobar cómo cada odontólogo disfruta con nuestras herramientas que está deseando utilizar porque le ayudan a hacer mejor su trabajo y a obtener mejores resultados. Un ‘quid pro quo‘ que hace que me sienta afortunado y orgulloso a partes iguales por aportar mi granito de arena a una industria que ha evolucionado a la velocidad de la luz en los últimos años, y que ofrece un alto valor añadido, ayudando a hacer crecer la odontología y, en definitiva, a mejorar la vida de las personas.  

Por último sólo me queda decir que este camino sigue teniendo una trayectoria ascendente y que con mucha ilusión afrontamos el futuro, trabajando y buscando cada día mas innovaciones que nos hagan crecer a todos.